¿Puedo sentirme mal?

El embarazo es una situación especial para la vida de cualquier mujer, en la mayoría de los casos es una decisión planificada y esperada.

miedoEs una nueva situación en la vida, la cual genera ansiedad y niveles elevados de estrés que pueden estar fuertemente condicionados por las demandas sociales ante una nueva situación a la que debe acomodarse la mujer (Callicó, Domingo y Requena, 1995).

 

En la experiencia de la maternidad, se manifiestan un gran número de emociones, las cuales varían en los distintos periodos del embarazo. Se trata de una situación ambivalente, en la que, a medida que se acerca el parto aumenta la ilusión y vínculo con nuestro bebé. Como contrapunto, sentiréis rechazo como expresión del temor a lo desconocido, el dolor del parto y a la posibilidad de que el recién nacido pueda presentar algún problema.

Esta situación de conflicto continuo de: amor-temor, atracción-rechazo,…, que es posible que alguna de vosotras esteis experimentando ahora mismo, favorece la situación de inestabilidad psicológica, característica del embarazo.

Esta transición psicológica que sucede hasta llegar a ser padres, aparece en varias etapas paralelas al desarrollo del embarazo.

- Durante las primeras semanas, aquí el embarazo es apenas perceptible, llegando incluso,en la mayoría de los casos, a partir del segundo y tercer mes cuando te enterarás de tu nuevo estado.

- Durante el segundo trimestre, es cuando comienzan a tener lugar los cambios físicos y es aquí cuando serás más consciente de tu gestación. Aquí también comienza la preocupación por el bienestar de nuestro hijo, ya que ya se comienzan a percibir sus primeros movimientos. En este momento son muy importantes las ecografías, te ayudarán a representar a tu hijo y desarrollar sentimientos hacia él. Sin embargo, a menudo, surge el conflicto del miedo a que ese niño no sea “perfecto”, esa duda no desaparecerá hasta el momento del nacimiento.

- En el tercer trimestre, las mujeres se preparan para el final del embarazo y el nacimiento del bebé. De nuevo puedes sentir una gran ambivalencia emocional, ya que debes separarte de tu hijo, hasta ahora dentro de ti, el proceso del parto y más a largo plazo los cuidados al recién nacido. La principal preocupación al acercarse el nacimiento es el proceso del parto y si todo va a salir bien.

Durante el embarazo, las necesidades de cada mujer cambian, y aún más en el último
trimestre, parto y postparto. La mujer se centrará en su hijo, en su propia condición
física y sus cambiantes emociones. Por todo ello, es imprescindible que durante este periodo te rodees de apoyo, tanto familiar, red de amigos, o profesionales, no estés sola en este momento. Pero lo más importante de todo, es que es normal que te sientas confundida, traerás una nueva vida al mundo y es lógico que se sientas de esa manera. Relájate y disfruta.