¡¡Ojo con nuestro suelo pélvico!!

incontinenciaSeguro que alguna vez habéis oído a alguna mujer decir cuando ríe, estornuda, tose,…: ¡qué me hago pis, claro como he parido 2, 3 , 4 veces, normal!.

NO ES NORMAL

El suelo pélvico hay que cuidarlo, fortalecerlo, protegerlo y, en caso necesario, rehabilitarlo. Existen distintas técnicas para llevar a cabo cada una de estas cosas. Pero sin duda lo más importante, es que cada una de nosotras nos responsabilicemos en cuidarlo, fortalecerlo y protegerlo, el tema de la rehabilitación ya lo dejaremos para profesionales.

En primer lugar, y para las que aun no tenemos hijos, es importante que nuestra musculatura pélvica se enfrente a un embarazo y posterior parto en perfectas condiciones. Para ello es fundamental el ejercicio en general, así como el específico para esa zona (Ejercicios de Kegel), que ya comentaremos. También sería conveniente seguir las indicaciones generales del resto de las mujeres.

¿Cómo cuidar y proteger nuestro suelo pélvico?:

  1. Realizar ejercicio en general, el pilates o el yoga son una buena manera de tonificar nuestra musculatura, fundamental para que nuestra faja abdominal (músculo transverso abdominal) esté bien sujeta y las vísceras abdominales no ejerzan tanta presión sobre el suelo de la pelvis.  
  2. suelo pelvicokkRealizar Ejercicios de Kegel, son específicos del suelo pélvico. Existen infinidad de ejemplos, sin embargo, todos tienen el mismo fundamento, contraer y relajar la musculatura pélvica. Es importante entrenarlo, se deben de contraer y relajar “las tres partes del periné”: 
    1. la salida de la vejiga (meato urinario), como cuando nos aguantamos unas ganas tremendas de orinar. No cortéis el chorro de la orina, podría quedar orina retenida y provocaros una infección.
    2. la salida de la vagina, localizarlo metiendo un dedo o un tampón en la vagina y tratar de apretarlo.
    3. el ano, sería como si tratásemos de aguantar “una flatulencia” en un sitio que no procede.
  3. bolas chinasEs interesante para facilitar los ejercicios anteriores, utilizar las famosas bolas chinas, tienen una famosa connotación sexual, pero que en realidad tienen una estupenda función terapéutica femenina. Las hay de distintos pesos todo depende de lo entrenada que estés, comienza con la más ligera y ve aumentando.
  4. Evitar el aumento de la presión en el abdomen: estreñimiento, coger excesivo peso, hacer abdominales incorrectamente, aguantar las ganas de orinar, agacharse sin doblar las rodillas, estornudar o toser sin proteger el periné.
  5. En el caso de que sea inevitable aumentar la presión abdominal (estornudo, tos, coger peso,…), en todos los casos paralelamente al esfuerzo, contraer la musculatura pélvica como si quisieras contraer a la vez las tres partes que comenté antes. Notarás que los escapes de orina, si es que los tienes, se reducirán.

Y hasta aquí la entrada de hoy, iré poquito a poquito ampliando este interesante tema, de momento ir practicando la contracción y relajación de las distintas partes del periné que como digo no es del todo fácil. Podréis llevarlo a cabo en cualquier momento y lugar, nadie sabrá que lo haces.