No se puede tratar a las embarazadas como si fuesen enfermas

A lo largo de la historia de la humanidad, las mujeres han vivido el proceso de embarazo, parto, lactancia y cuidados de sus hijo, de forma adaptada a su fisiología.

En un momento dado, la medicina decidió que las mujeres deberían estar más controladas y vigiladas en todos estos procesos. Ni que decir tiene  que con ello hemos logrado mejorar la mortalidad, así como, las posibles lesiones o secuelas tanto de la madre como de su hijo, en embarazos y partos complejos.

¿Y aquellas mujeres sanas?, ¿su embarazo y parto deberían estar tan manipulados por los profesionales de la salud?,  ¿es el sistema sanitario el que crea conceptos erróneos en el campo de la maternidad?.

Somos muchos profesionales los que ya nos hacemos este tipo de preguntas. Como Rosario Quintana Pantaleón, médico del Servicio de Ginecología y Obstetricia del hospital cántabro Sierrallana, que participó en Oviedo en la jornada ‘Estrategia de atención al embarazo, parto y nacimiento normal en Asturias’, organizada por la Consejería de Sanidad y el Servicio de Salud del Principado. Artículo revista “El comercio” (Asturias). Espero que os sintáis identificadas.