Iniciación a la lactancia materna

La lactancia de tu bebé funcionará mejor si no sigues técnicas y dejas que todo surja de forma espontánea. Para ello, debes estar semi-acostada o sentada con la espalda reclinada hacia atrás, y colocar el bebé boca abajo sobre ti, con la cabeza situada entre tus pechos descubiertos, de modo que no quede ni un trozo del cuerpo de tu bebé que no esté en contacto con el tuyo. No es necesario sujetarlo, sólo vigilarlo, porque la propia gravedad lo mantiene firme.

POSTURAS-PARA-LA-LACTANCIAMATERNA-300x204Tu bebé cabeceará, buscará y escogerá un pecho, lo golpeará repetidas veces con la barbilla hasta “engancharse al pezón + areola”. Puede tardar varios minutos, más si acaba de nacer. Si por la forma o tamaño de tu pecho, o por que estás dolorida, el bebé no lograra “hacerse con tu teta” puedes ofrecérsela tú sujetándola entre los dedos pulgar e índice, la mano en forma de “C”.

Lo normal es pasar muchas horas al día amamantando, si no buscamos estar
cómodas sufriremos dolor de espalda y las tomas se nos harán interminables. Es buena
idea tener preparado un lugar cómodo para amamantar durante el día que puede ser por ejemplo un sillón. Es buena idea disponer también de cojines para poder apoyar los brazos mientras sujetas al bebé o apoyarlo ocasionalmente necesitas una mano
libre, y como no, mantener los pies sobre un “reposapies”. Procura tener todo aquello que vayas a necesitar durante la toma a mano (pañuelos, teléfono, mando a distancia, libro, vaso de agua, etc….), ya que, sobre todo las primeras semanas las tomas serán prolongadas.

pecho agarreEn cualquier caso y sea cual sea la postura o posición escogida, es importante verificar que el bebé esta succionando correctamente, con la boca bien abierta, los labios evertidos, la lengua debajo del pezón y con nariz y barbilla tocando el pecho. Es posible que se os pase por la cabeza la pregunta de: ¿no se ahogará?. Que no cunda el pánico, los bebés como seres humanos que son en el momento que no puedan respirar se apartarán del pecho, además por las características de su nariz, “chata”, les permite respirar mejor durante la toma.

Posturas hay diversas, todas sirven y la elección de una u otra dependerá del lugar, las
circunstancias o las preferencias de cada una de vosotras y vuestro bebé. En cuanto a la forma en que es colocado el bebé para que mame, lo llamaremos posición, y en cualquier caso, lo más importante de ambas cosas es que, en ningún caso debe de doler.

A continuación os dejo una foto que representa distintas posturas que puedes tomar, cada una de ellas las iré explicando en entradas posteriores, ¡ve practicando!.

11