Deformidades de las cabecitas

Os dejo un artículo muy interesante sobre posibles deformidades craneales de bebés por la postura, os da claves sencillas y eficaces. Espero que os resulten útiles.
“Amalia Arce, médico pediatra”: 
plagiocefalia-2aLa plagiocefalia posicional o postural entre los bebés se ha incrementado en los últimos años de forma exponencial. Parece una “plaga” y se estima que afecta entorno a un 10% de los lactantes menores de 6 meses (aunque las deformidades leves seguramente son mucho más numerosas).
Esta tendencia aumenta sin duda desde que en los últimos años se incluye entre las recomendaciones para combatir la muerte súbita del lactante poner a dormir a los bebés boca arriba. La medida ha resultado muy eficiente, disminuyendo en un 40% ese terrible síndrome, aunque ha incrementado como efecto colateral por la marcada presión gravitatoria sobre las zonas posteriores de la cabeza las  deformidades en las cabecitas de los bebés.
Cabe decir que las deformidades no se consideran una enfermedad (a diferencia de otros procesos como la craneosinostosis), aunque en casos extremos pueden asociar problemas relacionados con una configuración peculiar de las estructuras faciales. La plagiocefalia no origina problemas neurológicos, pero la relación inversa sí se puede dar: un niño con trastorno neurológico que tenga cierta hipotonía o baja actividad va a desarrollar con mayor probabilidad una plagiocefalia.
plagioencefaliaExisten diferentes factores que pueden influir en la correcta configuración de la cabeza, algunas se dan durante el embarazo en el útero materno (por ejemplo si la madre tiene un mioma o la cabeza del feto es muy grande) o durante el parto (partos instrumentados). El resto de factores son posteriores al nacimiento, y tienen que ver sobretodo con la postura. Los factores relacionados con el crecimiento intraútero o en el parto se solucionarían en las primeras semanas postparto, a no ser que entonces se sumen los factores postnatales. Hay cierta predisposición a adoptar una postura, que resulta confortable para el bebé y conforme se va incrementando la asimetría, más difícil es el cambio postural, entrando en una especie de círculo vicioso.
41FMFkOanwLEstá descrito como un porcentaje importante de los bebés con plagiocefalia tienen un cierto grado de limitación de los movimientos del cuello, pudiendo ser causa o consecuencia de la deformidad. A veces puede ser difícil detectar esta limitación cervical: algunos niños por ejemplo tienen más afición por un pecho que por el otro en el momento de mamar y es por este motivo.
Con todo esto, ¿qué pueden hacer los padres para prevenir la plagiocefalia?
- Poner al bebé a dormir boca arriba pero intentando ladear la cabeza (que no el cuerpo) alternativamente a derecha e izquierda.
Cambiar la orientación del bebé en la cuna en días alternos, es decir poner la cabeza hoy donde ayer estaban los pies.
- A partir de las 4 semanas, poner al bebé a ratitos boca abajo cuando esté despierto. Puede ser útil utilizar una toalla enrollada por debajo de los brazos para fortalecer la musculatura. Al principio no le gustará, pero se irá acostumbrando. Un poco más adelante, utilizar juguetes o mantas de actividades para facilitar mantener esa postura.
- Las mochilas portabebés ergonómicas tienen múltiples ventajas, no solo desde el punto de vista del contacto cercano de la figura de apego sino también en niños con displasia de caderas y como medida de prevención de la plagiocefalia.
- La utilización de determinados cojines puede ser de utilidad, aunque no todos son válidos (y cuidado! con el riesgo de accidentes) y no hay estudios que demuestren la superioridad respecto a las medidas posturales explicadas.
Si el bebé finalmente desarrolla la deformidad, será necesario reforzar todas estas medidas y añadir alguna otra, que os explico en breve en otro post.