Cuidemos nuestro periné

mmasaje-perineal-300x295

Periné femenino

El trauma de nuestro perineo es una de las complicaciones más frecuentes en el momento de la salida al mundo de nuestro bebé en el parto (período expulsivo del parto), bien en forma de desgarro perineal o por realización de una episiotomía.

Son varios los factores que intervienen para que se produzca este traumatismo, algunos de ellos controlables por el matrón/matrona, sin embargo otros que no como por ejemplo: edad materna, números de partos previos, duración del parto, analgesia durante el parto, que el bebé lo esté pasando mal durante el proceso, parto instrumental, posición fetal, peso del recién nacido, presencia de cicatriz de partos anteriores, presencia de estrías, etnia, patología materna y peso de la madre.

Dentro de los factores que se pueden controlar, existe una técnica del “Masaje Perineal”, que prepara nuestra vagina y perineo para la salida de nuestro hijo. Esta técnica durante el embarazo es útil para prevenir tanto que se produzcan traumatismos en esa zona, como para la posterior recuperación en el caso de que se produzcan. Es útil para estirar y ablandar los tejidos de alrededor de la vagina e incrementar la elasticidad del periné. También te ayudará a tomar conciencia de esta zona y poder relajarla durante tu parto.

Su aplicación podrás realizarla tú o tu pareja, de ese modo se implicará en el proceso de embarazo. Lo podrás realiza a partir de las 34 semanas de embarazo, y con una frecuencia de 2-3 veces por semana.

A continuación os enumeraré los pasos a seguir del “Masaje perineal”:

  1. images (3)Lávate bien las manos, procura tener las uñas cortas y limpias. 
  2. Utiliza algún preparado que vendan en farmacia para este tipo de masaje, yo os recomiendo el aceite de “Rosa de Mosqueta”.
  3. Elegir una zona de la casa donde esteis más cómodas. Podéis utilizar las primeras veces un espejo para familiarizaros con vuestro periné, (espejo que podáis posar para tener las dos manos libres).
  4. Buscar una posición que os resulte más cómoda, semisentada o cuclillas, apoyada en la pared, en la bañera,…
  5. En primer lugar pondremos compresas calientes sobre el periné o nos daremos un baño de agua caliente, nos ayudará a relajar la zona.
  6. Si te lo aplicas a ti misma es más fácil usar el dedo pulgar, si lo realiza tu pareja mejor que use los dedos índice y corazón. En cualquier caso lubricar los dedos con el aceite de Rosa de Mosqueta, o el producto que elijáis.
  7. Introduzca el/los dedos en la vagina 3-4 cm, presione hacia abajo, y hacia los lados de la vagina con un movimiento de balanceo firme pero delicado, estirando la zona hasta que sienta una leve sensación de quemazón o escozor. images
  8. A continuación deslice el dedo desde el fondo de la vagina hacia afuera y viceversa, manteniendo una ligera presión durante 2 minutos.
  9. Coloque el/los dedos en la entrada de la vagina (horquilla) y realice una presión hacia abajo durante unos 2 minutos o hasta que le moleste.
  10. Después coja esta zona entre el dedo pulgar y los opuestos, a modo de pinza, y realice un movimiento de vaivén, de un lado al otro, para estirar el tejido de la entrada de la vagina y la piel del periné; realice este movimiento durante 2-3 minutos.
  11. Para terminar,manteniendo los dedos en la misma posición, realice estiramientos desde dentro hacia afuera abarcando la zona inferior y lateral de la vagina y piel del periné, durante 2 minutos, esto le ayudará a relajar la zona.

Durante el masaje es importante evitar presionar la entrada de la uretra, de este modo evitaremos infecciones urinarias. La duración del masaje en total sería de aproximadamente 10 minutos, no obstante, ten en cuenta que en el momento que no estés cómoda o, incluso, sientas dolor para de inmediato.

Después de una semana verás que van apareciendo cambios en tu periné y vagina, verás que aumentará su elasticidad y resistencia.

Para realizarlo tras el parto para la rehabilitación de la zona, tendrías que esperar el menos 6 semanas, para ese momento ya habrán cicatrizado las posibles heridas y el sangrado del postparto habrá cedido. Este masaje después de partir nos ayudará a que las posibles cicatrices no se queden rígidas y suframos molestias posteriores.